Explainer

¿Son realmente los pollos criados en fábricas solo OGM?

La industria cárnica cría pollos para que crezcan lo más rápido posible. Así es como lo hacen.

Explainer Ciencia Tecnología

Palabras de

Frankenpollo, pollo falso, pollo transgénico, pollo ultraprocesado, pollo ficticio: no faltan maneras de describir a los 8,000 millones de pollos criados y faenados en el sistema de granjas industriales de Estados Unidos. Pero ¿alguna de estas etiquetas se basa en la realidad científica o simplemente están aprovechando el disgusto del público cuando la humanidad juega con la naturaleza? Es complicado. Si bien técnicamente no existen los pollos transgénicos, el uso de la cría selectiva por parte de la industria cárnica es un problema muy real, tanto para la salud pública como por el sufrimiento animal.

¿Qué es exactamente un OGM?

La definición de OGM, u organismo genéticamente modificado, no es científica. Como tal, la descripción tiende a variar según la fuente. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos define al OGM como “una planta, animal o microorganismo cuyo material genético (ADN) ha sido modificado utilizando tecnología que generalmente implica la modificación específica del ADN, incluida la transferencia de ADN específico de un organismo a otro”. Mientras tanto, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) lo define más específicamente como “un organismo en el que uno o más genes (llamados transgenes) han sido introducidos en su material genético desde otro organismo utilizando tecnología de ADN recombinante”, a veces llamado ADNr.

En 2018, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) anunció reglas para etiquetar los OGM como “bioingeniería”, que la agencia define como alimentos modificados genéticamente mediante el uso de ciertas técnicas de reproducción de ADNr que “no pueden crearse mediante reproducción convencional ni encontrarse en la naturaleza”. La etiqueta de bioingeniería fue creada por el USDA como resultado de las leyes de etiquetado aprobadas por el congreso dos años antes. Ejemplos de OGM incluyen la soja y el maíz, el salmón y la papaya resistente a enfermedades. Si bien la mayoría de los animales de granja no se crían con técnicas de OGM, la gran mayoría se alimenta con maíz y soja OGM.

La controversia de los OGM, explicada

La evidencia sugiere que los cultivos transgénicos son seguros para el consumo humano, o al menos tan seguros como la versión del ingrediente sin OGM. Al menos 280 organizaciones gubernamentales han informado que sus principales científicos no han encontrado ningún riesgo para la salud en los cultivos transgénicos que no se encuentren en los cultivos convencionales. Los metaanálisis concluyen lo mismo: los llamados OGM no presentan riesgos detectables para la salud o la seguridad.

A pesar del consenso científico sobre la seguridad de estos productos, las encuestas de consumidores sugieren que alrededor de la mitad o más de los consumidores dicen que evitan los OGM (aunque sus hábitos de compra y sus respuestas a las preguntas de la encuesta no siempre coinciden). A veces, las preocupaciones sobre los OGM están impulsadas por información errónea, mientras que en otros casos pueden ser percepciones y creencias sobre la naturalidad de los alimentos o preocupaciones de salud sobre los alimentos procesados en general. Otros consumidores se oponen a la consolidación corporativa del poder en el sistema alimentario, aunque eso no se limita a los conglomerados de semillas transgénicas como Bayer, que compró Monsanto en 2018. En última instancia, el término OGM, con esa llamativa palabra “genético” en la parte superior, parece sacado de una película de ciencia ficción: es fácil imaginar una horda de científicos vestidos con batas de laboratorio preparando alimentos en placas de Petri.

Las encuestas sugieren que la mayoría de los consumidores anti-OGM saben menos sobre ciencia de los alimentos que los partidarios de los OGM, lo que indica que información nueva y más precisa podría cambiar sus actitudes.

¿Los pollos son genéticamente modificados?

Si bien los pollos son criados selectivamente, no han sido modificados genéticamente, según la definición de OGM del USDA. Vale la pena señalar que “pollo transgénico” a veces puede referirse a un pollo alimentado con cultivos transgénicos, no a un pollo cuyo ADN haya sido modificado. De esta manera, la mayoría de los pollos en Estados Unidos son OGM, porque la mayoría de los cultivos estadounidenses están modificados genéticamente.

Las granjas industriales utilizan la cría selectiva, no OGM, para modificar la genética

Aunque los pollos no han soportado el empalme de genes ni ninguna otra manipulación tecnológica, han sido sometidos a una cría selectiva, lo que de hecho ha cambiado su biología de una manera que no es natural. El ejemplo más obvio es el tamaño; históricamente, los agricultores criaban pollos más grandes y luego cruzaban a sus crías más grandes con otras aves más grandes. Como resultado, los pollos han pasado de tener un peso promedio de menos de un kilogramo en la década de 1950 a 4.2 kilogramos en la actualidad.

Este peso extra causa una serie de problemas de bienestar: lesiones, heridas en las patas, fracturas de huesos, atrofia muscular y dolor crónico son solo algunos. Estos pollos de engorde nunca fueron experimentados en un laboratorio, pero sus rasgos genéticos sí han sido manipulados intencionalmente por los humanos para mejorar los resultados de los granjeros a expensas del bienestar animal.

¿Llegarán los pollos transgénicos en el futuro?

Es posible que un verdadero “pollo transgénico” llegue antes de lo que imaginas. Por ejemplo, se está barajando la idea de crear una raza de gallinas que solo produzcan crías hembras. Esto evitaría la necesidad de triturar pollitos machos vivos en la industria del huevo, una práctica que se critica habitualmente como muy poco ética.

Lo más probable es que sean animales genéticamente modificados para sobrevivir en climas más cálidos (una necesidad para un planeta en calentamiento, irónicamente impulsada por la propia cría de animales). El año pasado, el USDA dictaminó que las vacas transgénicas serían seguras para el consumo humano y es posible que lleguen a los supermercados el próximo año.

¿Puede el pollo orgánico ser OGM?

No. Según las pautas del USDA, los pollos orgánicos no pueden ser alimentados con cultivos transgénicos.

¿Se alimenta a los pollos con cereales genéticamente modificados?

Sí, la mayoría de los pollos en Estados Unidos se alimentan con cultivos transgénicos como soja, maíz o trigo.

¿Qué significan “libre de OGM” y “no OGM”?

“No OGM” no es un término regulado por el USDA, sino más bien por una organización externa sin fines de lucro, el Non-GMO Project. Simbolizada por una etiqueta de mariposa, esta certificación garantiza que la empresa de alimentos pasó por el proceso de verificación de la organización sin fines de lucro. “Libre de OGM” no es un término regulado.

¿Qué países utilizan más OGM?

Según el Proyecto de Alfabetización Genética, una organización de investigación sin fines de lucro que explora la biotecnología, actualmente 41 países cultivan cultivos transgénicos. De ellos, cinco países (Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina e India) son responsables del 90 por ciento de los cultivos alimentarios transgénicos del mundo.

¿Qué países han prohibido los OGM?

Muchos países han prohibido el cultivo de OGM, mientras que otros han prohibido todas las importaciones de productos OGM. Sin embargo, la mayoría de los países permiten que en sus fronteras los animales de granja sean alimentados con cultivos transgénicos, incluyendo toda la Unión Europea, Perú, Venezuela, Arabia Saudita, Kenia y más. Solo unos pocos países han prohibido formalmente el cultivo y la importación de OGM: Rusia y Argelia.

¿Es saludable el pollo transgénico?

Según todas las evidencias, el pollo transgénico (que, nuevamente, significa simplemente carne proveniente de un animal alimentado con cultivos transgénicos) contiene las mismas ventajas y desventajas para la salud que el pollo alimentado con el mismo alimento no transgénico.

¿Tiene el pollo de granja industrial algún riesgo para la salud pública?

Si bien la evidencia indica que los cultivos transgénicos son perfectamente seguros para el consumo humano, hay otros aspectos de nuestro sistema alimentario que deberían hacer reflexionar a los consumidores. Por ejemplo, el abuso de antibióticos en algunas granjas permite que en los pollos florezcan bacterias y microbios resistentes a los antibióticos, que pueden transmitirse a las personas que los comen. Si bien la industria avícola utiliza muchos menos antibióticos que las industrias de carne de vaca y de cerdo, la dependencia general de los antibióticos es un enorme problema de salud pública.

¿Por qué algunos consumidores evitan los OGM?

Muchos consumidores eligen alimentos de forma neofóbica, es decir, tienden a ser resistentes a alimentos nuevos y se apegan a lo que les resulta personalmente familiar. Aunque la investigación sobre los alimentos transgénicos no encuentra efectos negativos para la salud, la conversación en los medios sobre los transgénicos es relativamente deformada y propensa a la desinformación.

Si bien la mayoría de los consumidores compran basándose en la salud y el sabor, algunas personas están considerando los costos ambientales de sus alimentos. En este frente, la evidencia sobre los OGM es más variada. Dado que la mayoría de los OGM se utilizan como alimento para “vacas y automóviles” (es decir, alimento para animales de granja o biocombustibles), sería más sostenible ambientalmente reducir nuestro consumo de carne y nuestra dependencia de los vehículos. Los diferentes tipos de OGM también pueden aumentar o disminuir el uso de pesticidas.

En conclusión

Aunque los cultivos transgénicos son seguros para el consumo humano, la gran mayoría de ellos se utilizan como alimento para animales en granjas. A excepción de un tipo de salmón de piscifactoría, los animales criados en granjas no han sido modificados genéticamente en sí. Sin embargo, han sido criados selectivamente para crecer y engordar más rápido, lo que hace que estas aves naturalmente juguetonas sufran problemas de salud. En el futuro, las industrias de carne y lácteos pueden presionar para criar y comercializar más animales genéticamente modificados y editados genéticamente, con pocas garantías de que la tecnología se utilice en beneficio del bienestar animal.

Apóyanos

El periodismo independiente te necesita

$
Done » -se abre en una nueva pestaña. Done a través de PayPal Más opciones »

Lo más leído hoy