Explainer

15 animales que se emparejan de por vida

Los animales no humanos entablan una amplia gama de relaciones que reflejan la experiencia humana, desde la monogamia hasta las relaciones abiertas y las citas.

Explainer Clima Vida Silvestre

Palabras de

La fascinación humana por encontrar un verdadero amor con el que pasar el resto de nuestras vidas ha hecho que estemos especialmente interesados en los animales no humanos que también se comportan de esta manera. Pero incluso entre las criaturas que se emparejan de por vida hay una gran variedad de tipos de relaciones que reflejan la gama de la experiencia humana, desde la monogamia hasta las relaciones abiertas y las citas. Independientemente del tipo de relación que muestren estos animales, las relaciones les permiten perpetuar su especie, un objetivo al que los seres humanos podemos ayudar o complicar.

1. Agapornis

Cuando pensamos en animales no humanos enamorados, la primera pareja que probablemente nos viene a la mente son los agapronis, estas aves también llamadas tortolitos. Después de todo, la palabra se usa para describir a parejas humanas enamoradas. Los tortolitos en pareja a menudo alimentan a su pareja. Hay nueve especies de tortolitos y la monogamia es una parte esencial de la estabilidad social dentro de sus bandadas. Si uno de los pájaros de una pareja desaparece o muere, el otro pájaro actuará de forma errática. Los agapornis que viven solos como mascotas exhiben comportamientos similares a estos pájaros salvajes languidecientes.

2. Ratones de playa

Los ratones de playa se emparejan de por vida, lo que los hace únicos entre los roedores. También son más cariñosos que otras especies de roedores. De hecho, tanto el padre como la madre trabajarán juntos para construir un elaborado nido y cuidar a sus crías. Incluso el pariente conocido más cercano de estos ratones, los ratones ciervos, son mucho más promiscuos y tienen múltiples parejas a lo largo de su vida.

3. Frailecillos atlánticos

Los frailecillos atlánticos, nativos de áreas en el Atlántico norte como el este de Canadá, Nueva Inglaterra y Europa occidental, son pájaros de color blanco y negro, pequeños y distintivos. Los frailecillos pueden sumergirse hasta 200 pies bajo el agua en busca de peces, a veces llevando más de un pez a la vez a la superficie. Los frailecillos son monógamos. Se aparean con la misma pareja cada año a partir de los cinco años. Aunque son solitarios en el mar, los frailecillos se reúnen en los criaderos y se vuelven a conectar a través de rituales de apareamiento con su pareja. De hecho, los frailecillos machos y hembras se turnan para incubar sus huevos hasta que el bebé frailecillo sale del cascarón y se dirige al océano. El frailecillo puede vivir hasta 30 años. En 2019, los frailecillos fueron las primeras aves marinas documentadas en usar una herramienta, cuando los observaron rascándose con palos.

4. Coyotes

Los coyotes a menudo se consideran criaturas intrigantes en las que no se puede confiar. La realidad, sin embargo, es que son extremadamente leales a su pareja monógama y rara vez se desvían. Esta monogamia ha ayudado a los coyotes a prosperar en las áreas urbanas, ya que los cachorros que reciben la atención y el cuidado de ambos padres tienen más probabilidades de sobrevivir que aquellos que solo tienen un padre presente para protegerlos y alimentarlos. Cuando el coyote hembra está en celo y puede aparearse, los dos pasarán prácticamente todo el tiempo juntos buscando comida, descansando, jugando y corriendo.

5. Caballitos de mar

Encontrar el amor siendo un caballito de mar no solo puede ser difícil, sino también francamente peligroso. Esto se debe a su dependencia del camuflaje como principal disuasivo de depredadores, sus escasas habilidades para nadar y su baja densidad de población. Los desafíos asociados con encontrar el amor como un caballito de mar hacen que la mayoría en su especie se comporte de manera monógama, ya que una vez que se ha encontrado ese caballito de mar especial, quedarse con este y aparearse repetidamente brinda una mayor probabilidad de éxito reproductivo que continuar la búsqueda.

6. Dik-dik

Los dik-dik son pequeños antílopes nativos de algunos países del África subsahariana. Están muy adaptados al país de matorrales secos en el que viven. La mayor amenaza para los dik-dik son los humanos, que usan sus huesos para joyería y su piel para guantes de gamuza. Los dik-dik viven en parejas monógamas en grandes extensiones de tierra capaces de adaptarse a sus necesidades de pastoreo. Su monogamia se perpetúa por el hecho de que las crías se van como crías de un año y deben buscar su propio territorio, a menudo disponible por la muerte de uno o un par de dik-dik mayores. Esto mantiene una proporción igual de adultos por sexo.

7. Águilas calvas

Las águilas calvas son aves rapaces depredadoras nativas de América del Norte, conocidas por su gran tamaño y su color y pico icónicos. Las águilas calvas hembras son más grandes que los machos. Estos animales pasan la mayor parte de su tiempo solos, tanto durante los inviernos como durante la migración, pero mantienen la misma pareja de cría año tras año. Estas parejas monógamas regresan cada año para anidar y criar una descendencia. Algunas incluso anidan en el mismo lugar todos los años. Las águilas calvas agregan palos a su nido compartido continuamente, lo que a veces da como resultado nidos muy grandes. Un ejemplo particularmente grande fue documentado en Vermilion, Ohio, con un nido que mide 9 pies de ancho y casi 12 pies de alto. Estas aves son leales entre sí y permanecen con quien se aparearon en su primera temporada de apareamiento. Sin embargo, si no pueden encontrar a su pareja o si su pareja muere, buscarán una nueva pareja.

8. Albatros

Los albatros desafían la comprensión tradicional de las relaciones monógamas. Viajarán miles de millas cada año y aun así regresarán al mismo lugar y se asociarán cuando llegue el momento de aparearse y criar a sus pichones. Ambos padres también juegan un papel igualitario en la crianza de los pájaros pequeños. Sin embargo, si bien las aves mantienen una relación comprometida de por vida con sus parejas principales, también es probable que se apareen con otras aves. El arreglo es similar a una “relación abierta” humana en la que ambos socios están comprometidos el uno con el otro, pero también exploran oportunidades con otras personas fuera de su pareja.

9. Castores

Muchos señalan a los castores como un ejemplo de una relación monógama en la naturaleza porque sus unidades familiares generalmente se componen de dos padres y su descendencia. Sin embargo, esta creencia está lejos de ser una representación precisa de sus hábitos de apareamiento. De las poblaciones de castores estudiadas, más de la mitad de las camadas fueron engendradas por más de dos castores machos, según mostró un análisis. También era probable que los castores se aparearan con otros individuos de colonias vecinas.

10. Gibones

Los gibones, que suelen encontrarse en el sudeste asiático, son un amplio grupo de pequeños simios de los que existen varias especies reconocidas. Al igual que en otros primates, parece que la monogamia se desarrolló como un rasgo defensivo para prevenir el infanticidio y defender el territorio. Los gibones se han considerado históricamente como el ejemplo perfecto de un mono monógamo. Después de todo, las parejas pasan incontables horas acicalándose y criando a sus crías juntos. Viven en grupos familiares que incluyen parejas sexuales monógamas y su descendencia. Los gibones incluso se involucran en llamadas de unión únicas que también sirven como exhibiciones territoriales, durante las cuales los machos y las hembras tienen partes específicas de la canción. Sin embargo, como ocurre con muchas especies socialmente monógamas que crían hijos con una sola pareja, una observación más cercana ha revelado que los gibones se aparean fuera de su pareja y también pueden cambiar de pareja.

11. Cisnes

Los cisnes son aves predominantemente monógamas que pasarán años, o incluso toda la vida, con una sola pareja. Sin embargo, como es el caso de las relaciones humanas, las parejas de cisnes a menudo son víctimas de rupturas y adulterio. De hecho, entre los cisnes negros australianos, se estima que 1 de cada 7 huevos son criados por un cisne macho que no está relacionado genéticamente con la descendencia, aparentemente sin el conocimiento del cisne macho. Las razones para buscar una nueva pareja entre los cisnes incluyen la falla del nido, una mala temporada de reproducción y la muerte de uno de los cisnes. En general, cuando se produce una separación, al cisne hembra le resulta más fácil encontrar una nueva pareja, ya que se reunirá con una bandada, mientras que el macho permanecerá dentro de su territorio de reproducción y esperará atraer a una pareja.

12. Escincos del desierto

Los escincos del desierto, o escincos de lengua azul, son lagartos voluminosos de color marrón oscuro con lenguas azul oscuro y bocas de color rosa brillante. Su hábitat natural se encuentra en el sur de Australia y son comunes en Nueva Gales del Sur. Su descendencia está lista para cuidar de sí misma poco después del nacimiento, lo que elimina la necesidad de la crianza compartida. No obstante, aunque estas lagartijas son solitarias durante nueve meses al año, vuelven a su pareja monógama año tras año. De hecho, no es raro ver en Nueva Gales del Sur parejas cruzando la calle juntas, con el macho siguiendo a la hembra. Se sabe que esta monogamia social dura más de 10 años y es muy poco común entre los lagartos. Incluso después de la muerte, su vínculo puede permanecer, ya que se ha observado que los escincos permanecen con sus parejas muertas en los bordes de las carreteras durante varios días, empujando y lamiendo a sus compañeros caídos.

13. Guacamayos escarlata

Los guacamayos escarlata alguna vez cubrieron los cielos de América Central con sus coloridas plumas, reproduciéndose felices con sus parejas en relaciones monógamas. Hoy en día, aunque todavía son monógamos, hay muchos menos guacamayos escarlata en la naturaleza, debido en gran parte al comercio de mascotas y la destrucción de su hábitat. Aún así, se consideran aves monógamas que tendrán una pareja durante varios años y criarán crías juntas. Sin embargo, intercambiarán parejas cada ciertos años.

14. Grullas canadienses

Las grullas canadienses son una verdadera historia de amor, ya que una vez que se forma una pareja, se emparejan de por vida. Durante la temporada de apareamiento, las grullas bailarán juntas y se llamarán unas a otras como un ejercicio de vinculación. A veces, su baile incluye accesorios y arrojan palos o plantas al aire. Una vez que las aves han anidado y puesto huevos, el macho de la grulla velará por el nido. Cuando los jóvenes tengan la edad suficiente, toda la familia migrará junta.

15. Zorros rojos

Los zorros rojos son a menudo, pero no siempre, monógamos. A veces vivirán en parejas con un macho apareándose con una hembra. Sin embargo, a veces un macho vivirá en una guarida con varias zorras hembras con las que se apareará. En otras situaciones, una pareja de zorros coexistirá con una “niñera” que no se está reproduciendo pero que vive con la pareja reproductora y su descendencia.

Lo que tú puedes hacer

La importancia de tener una pareja no es exclusiva de la experiencia humana, sino que también es algo que los animales de una variedad de especies pueden apreciar. Su capacidad para localizar y mantener estas importantes relaciones puede depender de una serie de factores, incluidos los esfuerzos que hacemos para conservar sus hábitats. Actualmente, uno de los principales impulsores de la deforestación en la selva amazónica es la ganadería. Esta deforestación y destrucción del hábitat en todo el mundo hace que sea más difícil para los animales formar o volver a formar parejas reproductoras. Tú puedes tomar una posición en favor de estos pares reduciendo o eliminando los productos animales de tu dieta.

Apóyanos

El periodismo independiente te necesita

$
Done » -se abre en una nueva pestaña. Done a través de PayPal Más opciones »

Lo más leído hoy