Explainer

El auge de la agricultura industrial, explicado

Todo lo que siempre quisiste saber sobre la agricultura intensiva y los esfuerzos para hacerla más sostenible.

a injured chicken lays on the ground of an intensive agriculture broiler chicken farm

Explainer Agricultura Industria

Palabras de

Es evidente que las guerras y los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático han perturbado la agricultura, lo que ha afectado a los animales, los alimentos y los precios en todo el mundo. En respuesta, la agricultura intensiva respaldada por el gobierno, también conocida como agricultura industrial, se ha convertido en una fuerza dominante en las últimas cinco décadas. Es un sistema poderoso que produce alimentos abundantes y asequibles en todo el mundo… al tiempo que beneficia a las grandes corporaciones.

Ahora, de cara al futuro de la alimentación, esperamos que la agricultura industrial siga desempeñando un papel muy importante. Ahí es donde entra en juego un enfoque de intensificación sostenible: se trata de producir más alimentos utilizando menos tierra y agua. Pero a nivel mundial, la agricultura intensiva tiene un largo camino por recorrer para ser verdaderamente sostenible. Esto es lo que necesitas saber sobre qué es la agricultura intensiva, cómo nos perjudica a todos y las posibles alternativas.

¿Qué es la agricultura industrial y cómo funciona?

La agricultura intensiva, a menudo llamada agricultura industrial, es un método de cultivo centrado en producir el máximo rendimiento de plantas y animales dentro de áreas de tierra limitadas. Debe su etiqueta de “intensiva” por el empleo de tecnología avanzada, maquinaria, semillas y animales, y por el uso de insumos como agua, fertilizantes químicos, herbicidas y plaguicidas en zonas concentradas.

La agricultura industrial también se basa en prácticas como el monocultivo, el arado extensivo, el uso intensivo de productos químicos, el riego abundante y la mecanización, lo que reduce la necesidad de mano de obra humana. Sin embargo, cuando se trata de la producción de carne y lácteos, la agricultura intensiva a menudo no toma en cuenta el bienestar animal. El ganado a menudo está hacinado, confinado, hormonalmente acelerado y criado artificialmente para aumentar la producción a la vez que crecen las preocupaciones éticas.

Este estilo de cultivo también suele depender de recursos uniformes y de un solo cultivo, como el maíz y la soja modificados genéticamente, y de animales criados para obtener el máximo beneficio. Los resultados son cultivos forrajeros y carne y productos lácteos de bajo costo, generalmente distribuidos a través de vastas cadenas de suministro a los mercados nacionales y mundiales. Allí, los cultivos masivos de productos básicos como la soja y el maíz se utilizan en la alimentación animal, los biocombustibles y los alimentos procesados.

Características de la agricultura intensiva

La agricultura intensiva tiene muchas y diversas características. Estas varían según si los agricultores producen cultivos o crían animales.

Operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO)

Las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés) describen el componente de la agricultura industrial que involucra a los animales de granja. Suelen ser instalaciones a gran escala que mantienen a muchas personas confinadas durante al menos 45 días al año. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) define a las CAFO en función de la cantidad de animales que albergan y los contaminantes que producen. Una “CAFO grande” generalmente alberga un mínimo de 1,000 vacas de carne, 700 vacas lecheras, 2,500 cerdos grandes u 82,000 gallinas ponedoras. La población de animales en las CAFO en todo Estados Unidos ha aumentado constantemente en las últimas décadas. En 1970, la granja lechera típica tenía solo 19 vacas, pero en 2006, ese número había aumentado a 120. En la actualidad, las granjas más grandes albergan más de 15,000 cabezas de ganado.

Consolidación Corporativa

La consolidación corporativa, es decir, la creciente concentración de poder y control dentro de unas pocas grandes corporaciones, se ha vuelto cada vez más común en la agricultura intensiva. Las grandes empresas compran a las más pequeñas, lo que conduce a un menor número de actores dominantes en el mercado. Las fusiones y adquisiciones juegan un papel vital en este sentido para impulsar esta consolidación. Como resultado, un puñado de corporaciones multinacionales lidera toda la cadena de suministro, desde la producción de semillas hasta la distribución de alimentos. Hoy en día, las cuatro empresas más grandes de cada industria procesan el 73 % de la carne de res, el 67 % de la carne de cerdo y el 54 % del pollo.

Deforestación

La agricultura intensiva desempeña un papel importante en la deforestación mundial, sobre todo en regiones como la selva amazónica. En la Amazonía, prácticas como la quema y la tala rasa destruyeron casi un millón de kilómetros cuadrados de bosque. Estas acciones tienen diversos propósitos, principalmente para expandir el pastoreo de animales y la agricultura de monocultivo para cultivos forrajeros. Sin embargo, la deforestación tiene consecuencias de gran alcance para el planeta, ya que destruye las soluciones climáticas naturales como los bosques, que almacenan carbono en lugar de liberarlo a la atmósfera. De manera alarmante, la tasa de deforestación va en aumento.

El pastoreo intensivo de animales de granja, como vacas y ovejas, también puede degradar los pastizales y sus suelos. Ahí es donde entra en juego la intensificación de los pastizales, que altera la hierba al sembrar pastos o leguminosas específicas. También existen otras prácticas que aumentan la productividad de las tierras de pastoreo, como la aplicación de fertilizantes.

Riego de cultivos

Al igual que con los pastizales, los agricultores riegan los cultivos para fomentar el crecimiento de las plantas. El riego de las tierras agrícolas representa alrededor del 70% del consumo total de agua dulce de la población. La práctica puede tener impactos negativos, como la contaminación de las fuentes de agua cercanas. También puede afectar el clima en lugares distantes, ya que aumenta la evaporación del agua de la tierra. En 2016, los investigadores utilizaron simulaciones para demostrar que el riego en Asia podría afectar las precipitaciones en África.

Pastoreo rotacional

El pastoreo rotacional es un método de cría que incorpora animales de pastoreo en su sistema de producción, utilizando principalmente estos animales como fertilizante. Bajo este sistema, los agricultores pueden permitir que diferentes áreas de la granja “descansen” del pastoreo, lo que permite que la vegetación crezca allí. Si bien hay evidencia de que el pastoreo rotacional puede beneficiar a los suelos, estos sistemas también reducen la biodiversidad y requieren mucha más tierra que los sistemas convencionales para producir la misma cantidad de alimentos.

Uso de agroquímicos

El uso de agroquímicos es un elemento básico de la agricultura intensiva. Estos productos incluyen fertilizantes que suelen contener nutrientes como nitrógeno y fósforo para fomentar el crecimiento de las plantas. Los agricultores dependen de una mezcla de pesticidas sintéticos y naturales para matar organismos, como insectos y roedores, que dañan los cultivos y afectan las cosechas.

Desagüe en tierra y agua

La agricultura industrial consume importantes recursos hídricos. Al menos entre el 20 y el 33 % de todo el consumo de agua dulce en el mundo se destina únicamente a la ganadería. La producción de carne y lácteos ocupa el 83% de las tierras de cultivo, pero proporciona solo el 18% de las calorías de nuestros alimentos. En los Estados Unidos, 127 millones de acres se usan para cultivar alimentos para animales (es decir, más de 51 millones de hectáreas).

Semillas de organismos genéticamente modificados (OGM)

La agricultura intensiva se basa en el uso de semillas de organismos genéticamente modificados (OGM), principalmente maíz y soja. Históricamente, el término OGM se refería a un proceso llamado transgénesis, la ingeniería precisa de los organismos a través de la introducción de genes. Esto incluye la introducción de genes de especies completamente diferentes para producir un resultado deseado, como resistencia a enfermedades o un crecimiento más rápido. Hoy en día, las herramientas de edición de genes incluyen CRISPR, que es una técnica utilizada para mejorar los cultivos sin agregar nuevos genes.

Un método para crear transgénicos comienza con la identificación de un gen útil por parte de los científicos. Luego, insertan este gen en la planta objetivo. Otro enfoque avanzado utiliza agrobacterias que invaden naturalmente las células vegetales e insertan secuencias genéticas. Los investigadores han adaptado este método para introducir otros genes, como los de resistencia a la sequía. Los “genes marcadores” ayudan a confirmar que la planta ha aceptado el nuevo ADN.

Hormonas

En la agricultura intensiva, las vacas y ovejas a menudo reciben hormonas esteroides. Estas hormonas incluyen estrógeno, testosterona y progesterona que impulsan su crecimiento y desarrollo muscular. Por lo general, esto se administra a través de pequeños implantes colocados debajo de la piel de los animales que liberan gradualmente esteroides con el tiempo. Para aumentar la producción de leche, los ganaderos administran una hormona específica a las vacas lecheras, la somatotropina bovina (hormona del crecimiento bovino).

Los granjeros también suelen dar antibióticos a los animales como medida preventiva debido a las condiciones sucias en las que se mantienen. Esto supone un riesgo de resistencia a los antibióticos para los humanos que los consumen más tarde, no porque los animales contengan antibióticos, sino porque también se propagan por el suelo y el agua. Las granjas de sangre, donde se utilizan yeguas preñadas para extraer hormonas para aumentar la producción de cerdos, también están en aumento.

Agroquímicos y biodiversidad

La agricultura industrial se basa en diversos productos químicos para disuadir las plagas y mejorar el rendimiento de los cultivos, incluidos pesticidas, herbicidas, fungicidas, acaricidas (utilizados para atacar a los ácaros), fertilizantes y acondicionadores del suelo. Sin embargo, la práctica del monocultivo también puede aumentar la vulnerabilidad de los cultivos a plagas y enfermedades debido a la falta de biodiversidad, así como a una dependencia excesiva de estos productos químicos. Los campos dominados por un solo cultivo, sin ninguna reserva natural, son objetivos más fáciles para plagas de insectos específicos, en comparación con los campos con una variedad de cultivos. Lamentablemente, el 75 % de las variedades de cultivos del mundo se han perdido desde la década de 1920 a medida que los sistemas alimentarios del mundo cambiaron hacia el monocultivo y la intensificación industrial.

Sin agricultura intensiva, ¿podemos seguir alimentando al mundo?

La agricultura intensiva tiene importantes efectos adversos en el medioambiente: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, los problemas de bienestar animal y las amenazas a la salud humana. A pesar de estos desafíos, a menudo se presenta como la única solución para abordar el hambre y la inseguridad alimentaria en el mundo.

La buena noticia es que es totalmente posible alimentar a dos mil millones de personas más para 2050, pero es imposible lograr este objetivo sin que las poblaciones del norte global coman mucha menos carne. Para llevar a cabo estos cambios con éxito se necesitan cambios fundamentales en los sistemas económicos, políticos, culturales y de infraestructura.

¿Qué tipos de agricultura intensiva existen?

El funcionamiento de la agricultura intensiva en la práctica depende del sistema de producción.

Ganado

Las estimaciones oficiales muestran que Estados Unidos sacrificó 165 millones de animales, excluyendo pollos y peces, en 2020. De estos animales, el 99 % se encuentra en granjas industriales. El número de animales de granja que viven en granjas industriales en todo el mundo es del 90%. Según Faunalytics, los humanos matan alrededor de 70,000 millones de animales terrestres anualmente para alimentarse.

En las operaciones intensivas, el comportamiento natural de los animales a veces es visto como un impedimento para la productividad. La negligencia y el abuso son comunes, ya que las investigaciones encubiertas han expuesto múltiples casos de violencia contra los animales en tales instalaciones.

Acuicultura

La acuicultura es la cría intensiva de peces, en lugar de capturarlos en la naturaleza. Estas granjas pueden ser tanques en tierra o áreas contenidas de agua dulce o aguas oceánicas. La piscicultura contribuye al agotamiento de las comunidades de peces silvestres, ya que estas granjas generalmente dependen de la pesca silvestre para alimentar a sus peces de piscifactoría, y también está impulsando la resistencia a los antibióticos, ya que las instalaciones a menudo usan cantidades masivas de medicamentos para evitar la propagación de enfermedades en tanques y corrales abarrotados.

Cultivos

Las operaciones agrícolas a gran escala son típicas de la producción intensiva de cultivos, que está diseñada para maximizar el crecimiento de los cultivos de alto rendimiento. Los agricultores cultivan estas plantas principalmente para alimentar al ganado y para uso energético, en lugar de alimentos para las personas.

Enormes franjas de la producción agrícola de Estados Unidos se destinan a alimentar a los animales de granja. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos afirma que los agricultores cultivan la mayor parte de los 90 millones de acres de maíz solo para alimentar al ganado y producir etanol para combustible. La organización sin fines de lucro Greenpeace descubrió que el 62% de los cultivos de cereales europeos se destinaron a la alimentación animal entre 2018 y 2019.

Agricultura intensiva versus agricultura extensiva

La agricultura intensiva prioriza los altos rendimientos, mientras que la agricultura extensiva se basa en lo que sus defensores creen que son prácticas más “naturales”. Ambos sistemas son responsables de expandir las operaciones de tierras agrícolas a bosques y hábitats silvestres y de aumentar el riesgo de brotes de enfermedades zoonóticas.

¿Por qué la agricultura intensiva es mala para el planeta?

Sobre todo, la capacidad de la agricultura intensiva para impulsar la rentabilidad es lo que ha llevado a su meteórico ascenso. Sin embargo, este beneficio ha tenido un alto costo para las personas, los animales y el planeta.

¿Cómo contamina el agua la agricultura intensiva?

Los sistemas de cría intensiva de animales son conocidos por contaminar los sistemas de agua, gracias al exceso de lixiviación de nitrógeno y fósforo a causa de la mala aplicación y el almacenamiento deficiente de estiércol y fertilizantes. Junto con los sistemas de alcantarillado, el estiércol animal de estas operaciones agrícolas es una de las principales causas de contaminación del agua.

Cómo contribuye la agricultura intensiva al cambio climático

Las empresas cárnicas y lácteas son las principales responsables de las enormes emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la agricultura, incluido el metano. La carne de vacuno, y según algunos cálculos, la de cordero, tienen la mayor huella de carbono entre los alimentos. Estos animales rumiantes tienen la capacidad de digerir todo tipo de pastos resistentes y sobras de cultivos en sus estómagos de múltiples cámaras, pero la desventaja es que estos animales eructan un gas tóxico de efecto invernadero llamado metano mientras digieren. Junto con la gran cantidad de tierra utilizada para pastar, la carne de res y cordero son algunos de los alimentos más dañinos que se pueden comer, al menos en términos de impacto climático. Algunas carnes, como el pollo y el cerdo, requieren menos emisiones, pero también son mucho peores en términos de bienestar animal. La conclusión: todas las carnes y productos lácteos tienen una huella de carbono más alta que los alimentos de origen vegetal.

¿Cuáles son las alternativas a la agricultura industrial?

Las alternativas a la agricultura industrial son la agricultura ecológica, la agricultura regenerativa, la permacultura y la agricultura semintensiva. Estos métodos priorizan la salud ambiental, la biodiversidad y la seguridad alimentaria a largo plazo. Estos métodos agrícolas más sostenibles reducen el uso de productos químicos, conservan la salud del suelo y fomentan los sistemas alimentarios locales.

La agricultura ecológica ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años. Las ventas de alimentos orgánicos aumentaron de unos modestos 15,000 millones de dólares en 2006 a unos impresionantes 50,000 millones de dólares en 2018. Entre 2011 y 2016, hubo un aumento sustancial del 56% en el número de granjas orgánicas certificadas.

¿Afecta la agricultura industrial a la salud humana?

La agricultura industrial también plantea riesgos para la salud humana. En la ganadería industrial, la administración de antibióticos y medicamentos a los animales es rutinaria, lo que lleva al surgimiento de las llamadas “superbacterias“, bacterias resistentes a los antibióticos. El consumo de productos de origen animal, así como el lavado del estiércol utilizado para fertilizar los cultivos en las vías fluviales, puede exponer a los humanos a superbacterias que inevitablemente hacen que algunos medicamentos sean ineficaces cuando los necesitamos.

Las bacterias resistentes a los antimicrobianos son una gran amenaza para la salud humana, relacionada con unas 700,000 muertes anuales en todo el mundo.

Producir alimentos de mala calidad

El sistema alimentario industrializado produce alimentos baratos. Sin embargo, los precios bajos son engañosos, ya que hay costos para el medio ambiente que no vemos en el supermercado. Esto se conoce como el “paradigma de los alimentos más baratos”, según el cual los alimentos más baratos solo son posibles descontando o “externalizando” el costo ambiental, es decir, la destrucción y la contaminación, involucrados en su producción.

La industria piscícola escocesa, por ejemplo, se ha enfrentado a numerosos escándalos relacionados con la mala calidad del pescado. Una investigación de piscifactorías realizada en 2020 por Compassion in World Farming reveló “salmones con deformidades y enfermedades, ojos perdidos y piojos de mar que se comen grandes trozos de carne y piel”.

Riesgos de enfermedades humanas

La agricultura intensiva, incluidas las CAFO, crea contaminación del aire y el agua que resulta en un mayor riesgo de asma para los trabajadores de las CAFO y los niños que viven cerca. Los trabajadores de CAFO y de mataderos también experimentan altas tasas de lesiones, así como abuso de alcohol y drogas. Las CAFO también pueden resultar en una mayor propagación de patógenos y bacterias resistentes a los antibióticos.

Algunos plaguicidas son más tóxicos que otros y pueden causar un mayor riesgo de enfermedades a los trabajadores que tienen una mayor exposición a estos productos químicos que los consumidores. Además, incluso los plaguicidas eliminados o prohibidos a menudo persisten en el suelo durante décadas.

Riesgo de pandemia

Poner a muchos animales juntos en granjas industriales facilita que las enfermedades se propaguen a los humanos y, finalmente, creen una pandemia generalizada. Muy a menudo, estas enfermedades mutan y, a veces, pueden llegar a ser aún más peligrosas tanto para los animales como para las personas.

Salud del suelo

La agricultura intensiva también ha tenido un gran impacto en la salud de los suelos. El uso de agroquímicos, el pastoreo excesivo y la labranza extensiva han provocado una erosión generalizada del suelo, en particular de la capa superficial vital y fértil.

Vale la pena señalar que la producción de alimentos baratos, como alimentos ricos en azúcar y grasas, también puede contribuir a problemas de salud, incluida la obesidad y las enfermedades relacionadas con la dieta.

Las aplicaciones de pesticidas y fertilizantes mal manejados terminan dañando o matando a los mismos organismos de los que depende la agricultura para la salud del suelo. Mientras tanto, la labranza mecanizada fractura y altera la estructura del suelo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente ha destacado que el uso excesivo de fertilizantes químicos puede hacer que el propio proceso de fertilización de la naturaleza sea “obsoleto”.

En conclusión

Apoyar la intensificación sostenible a nivel mundial y, al mismo tiempo, impulsar los esfuerzos locales de soberanía alimentaria es algo que los responsables políticos pueden hacer para impulsar la diversidad de cultivos y los proyectos de agricultura comunitaria por igual. Abogar por una mayor regulación y supervisión de los sistemas agrícolas intensivos también ayudaría a frenar los impactos planetarios y animales de la agricultura intensiva.

De manera crítica, las personas en los países que tienden a consumir en exceso productos animales, que es la mayor parte del norte global, pueden comer más plantas y reducir su consumo de carne y lácteos. Este es un elemento central del cambio necesario para arreglar nuestro sistema alimentario y abordar la crisis climática.

La investigación para este artículo fue proporcionada por Tracy Keeling.

Apóyanos

El periodismo independiente te necesita

$
Done » -se abre en una nueva pestaña. Done a través de PayPal Más opciones »

Lo más leído hoy